facebook-domain-verification=7nu7y8ia9xtudkx3mu8egoucts0nlz
 
  • Lorena Silva

El pensamiento creativo. ¿Qué considerar para favorecerlo?


Todo aquello que ocurre al interior de nuestra mente y que se presenta como ideas es lo que denominamos pensamiento, el cual es producto de los procesos cognitivos y afectivos que nos ocurren y que se ven influenciados asimismo por la sociedad, la cultura, nuestras interacciones, etc.



En el proceso educativo es de particular importancia el desarrollo de las habilidades del pensamiento y ciencias como la Neurofisiología, la Psicología y la Educación, que han contribuido con sus investigaciones en la generación de estrategias para favorecerlas. Por medio de dichas investigaciones conocemos que cada persona tiene un estilo particular de pensamiento así como la manera en que cada una procesa su propio aprendizaje, dando por resultado el que existan personas con ciertos modos de pensamiento que les hace mayormente competentes para ciertas tareas y actividades.


El ser competente implica la movilización de habilidades y saberes hacia la solución de problemáticas o necesidades, reflejando con ello la generación o creación de pensamientos para ello.


Crear es pensar y creatividad es pensar diferente y el pensamiento creativo es el que se utiliza en la creación o modificación de algo, introduciendo novedades, o sea, la producción de nuevas ideas para desarrollar o modificar algo existente. (Waisburd, 2009)

Es de significativa importancia el que en el aula se favorezcan oportunidades para la activación de las habilidades del pensamiento creativo e innovador, de modo tal, que el docente deberá como primera instancia, identificar las actividades y/o estrategias para generar e implementar nuevas ideas, métodos y soluciones, y conocer algunos aspectos que deberá considerar para ello:


  1. Que existen factores cognitivos, afectivos y ambientales que intervienen en los procesos creativos.

  2. Los factores cognitivos se refieren a la percepción; el proceso de conexión (interacción entre ideas las existentes y la transformación que añade detalles para la generación de nuevas ideas); factores afectivos (todos los procesos creativos se nutren de las emociones)

  3. La imaginación

  4. El arte de hacer buenas preguntas

  5. Conocer los estilos de pensamiento: vertical, lateral, divergente, convergente, metafórico y el pensamiento de los Kichihuas*.


*El pensamiento de los Kichihuas (del náhuatl: creación), está inspirado en el modelo de Roger von Oeck (orador estadounidense enfocado en el estudio de la creatividad), en el que para favorecer el pensamiento y el proceso creativo en el mismo, se propone pasar por cuatro formas distintas de pensamiento: la del explorador (buscador incansable de información mediante objetivos prefijados); la del artista (transformación de la información en nuevas ideas, haciendo nuevas conexiones); el del juez (evaluar las ideas y decidir cuáles llevar a cabo o no) y el del guerrero (llevar a cabo la idea, diseñando la estrategia para llevarla a la acción).


De acuerdo a ello, en cada individuo existe uno de estos tipos de pensamiento, más fuerte que el otro, lo cual nos lleva a comportarnos de cierta manera, y lo que este autor promueve es el ejercitar los cuatro estilos de pensamiento de modo tal que ello nos permita un desarrollo más sano, creativo e integral que promueva a la innovación.


Con base en ello, el docente deberá implementar en sí mismo estrategias que desarrollen su propio pensamiento y de ahí el de sus alumnos, para favorecer ulteriormente un ambiente y actividades que ayuden al desarrollo de la creatividad en sus alumnos.




Pueden realizarse actividades como:


  • Crear historias o finales de historias en cuentos incompletos.

  • Generar frases o ideas cortas a partir de palabras que contemplen un lugar, una acción, la interrupción de la acción y de ahí, la generación de un desenlace.

  • Realizar talleres de experiencias a través del movimiento o de la plástica.

  • Plantar soluciones a preguntas como ¿qué pasaría si no existieran los colores? ¿qué harías si tuvieras cuatro manos?

  • Dar nuevos usos a los objetos.

  • Inventar un gesto nuevo cada día para saludarse.

  • Escuchar música y hacer un dibujo de lo que la música sugiera.


- Lorena Silva





Bibliografía:


WAISBURD, Gilda. Pensamiento creativo e innovación. Revista Digital Universitaria. Vol 10 Número 12. ISSN: 1067-6079. (2009). Consultado en http://www.revista.unam.mx/vol.10/num12/art87/art87.pdf (2-Nov-2018, a las 19:40 hrs.)

473 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo